Adviento

No quiero hablar de las elecciones catalanas, ni de Wilkileaks, ni de la huelga de controladores aéreos (que es no querer hablar). Ni siquiera del partido Barça- Madrid y de los tres finalistas blau-granas al balón de oro (aquí tengo que contenerme, lo reconozco). No quiero hablar de todo ello porque no soy experta ni en política catalana, ni internacional, ni economía, ni política sindical, ni en deportes. Y tengo mucho miedo de caer en la demagogia, que es cuando uno no sabe mucho de lo que habla, aunque tiene importantes nociones y una opinión clara, pero por su ignorancia simplifica y acaba sacando conclusiones en las que se olvida lo mejor de la vida que son los colores y los matices.

O sea que hoy símplemente voy a celebrar que ha empezado el Adviento. Un poco tarde, ya lo sé. Llevamos ya más de una semana. Pero es que llevo más de una semana buscando vídeos que me gustaran para ilustrar y poder recordar con todos mis amigos que ha llegado el Adviento.

Empecé buscando un estilo original como John Lenon o Elvis Presley cantando un villancico. Pero me pareció poco original, para ser original. Después cayó en mis manos un hermoso documento gráfico: Iagoba Fanlo, hermano de mi compañera de Universidad, Mónica Fanlo, y gran violoncelista tocando “El Cant dels Ocells” de Pau Casals en la inauguración de la Sala de los Derechos Humanos de la ONU (la famosa sala de Barceló). Espectacular!!!

Independientemente de lo que significa esta pieza para los catalanes, es una canción preciosa que siempre me conmuevo al oirla y más interpretada por alguien que no me conoce de nada, pero de quien durante 5 años oí hablar con admiración por parte de su hermana.

Aún así no quiero que sea ésta la pieza clave para celebrar mi Adviento, sino esta:

Me parece genial e ilustra muy bien la Navidad y el Adviento, que tantos detractores tiene. Parece improvisado, pero para emocionar hay que currárselo y preparárselo. Se abre a los demás, a que los otros disfruten y no guardarnos la alegría para nosotros solos. Los mezcla a todos: entendidos en música, no entendidos en música, consumistas y artistas, jóvenes, adultos y niños. Provoca admiración, sorpresa, emoción. Hay comida encima de las mesas…y bebida. Hay música (de esto se trata). Llega a creyentes, un poco creyentes, algo creyentes, creyentes pero en según qué porque en lo otro no, e incluso a no creyentes del todo (seguramente muchos de los que estan ahí no irán a la misa del gallo). Se suben a las sillas para cantar, como los niños para ver pasar a los reyes. Se hacen fotos, como en casi todas las cenas familiares de Navidad. Ocurre en un centro comercial (dónde sino?). La coral es como una familia con chicos y chicas jóvenes guapos y no tan guapos y adultos de todo tipo, como en cualquier familia. La que empieza a cantar no deja el movil en ningún momento como la prima aquella enamorada que como tiene que pasar el dia lejos del novio no deja de hablar con él…

Y a pesar de todo ello: el consumismo, gente encima de la mesa, el ruido y los olores de comida, la niña del movil… cada años nos sigue emocionando.

A disfrutarlo!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Familia, Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Adviento

  1. Nerea dijo:

    Claro que sí, Mònica, hay que celebrar el Adviento. Y compartirlo con alegría. Este vídeo tan americano (hay que ver lo pronto que comienzan a celebrarlo) con el Mesías de Haendel me ha encantado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s