“De los errores nacen nuevos caminos”

Hay frases que me dan rabia. Por ejemplo: “lo importante es ser fiel a tu instinto” o “hay que dejarlo todo para seguir tu propio sueño”. Siempre lo dicen los que han tenido éxito con su instinto o con sus sueños, y se olvidan de los que fracasaron siguiendo su sueño.

Cada vez que las oigo pienso en aquellos que se quedaron por el camino, que perdieron el trabajo, la casa, la familia porque quisieron seguir un sueño pero no estaban preparados para ello, o no tuvieron suerte o no tenían suficiente talento. Lo importante no es seguir un sueño, es ser realista con uno mismo.

Hay una frase que me hace especial rabia: “he aprendido más de mis errores que de mis éxitos”. Es como una sentencia necesaria. Es imprescindible decirla para situar al orador en el nivel adecuado de humildad. Porque esto, sólo lo dicen los que estan en la cumbre de la ola, quienes consideran que han cumplido su cupo de errores.

Evidentemente, aprendemos más de los errores que de los éxitos, pero no es mérito de quien aprende, es mérito del error. Quien ha aprendido del error no es feliz aprendiendo del error, habría preferido aprender del éxito.

No gusta equivocarse. No es agradable. Nadie – en el momento del error – dice “que bien, me he equivocado, qué gran oportunidad de aprendizaje”. Ni ningún jefe te da una palmada en el hombro para felicitarte: “que suerte hemos tenido, tio, nos hemos equivocado, hemos perdido dinero, posicionamiento estratégico, pero vamos a aprender una pasada gracias a ti”. Siempre se ha dicho: las empresas premian más al que no toma decisiones que al que se equivoca tomándolas. Y es como debe ser. Olvídemonos de teorías. No hay que premiar el error… y mucho menos el error de no tomar decisiones.

No. Hay errores que son una desgracia y muchos pagan las consecuencias. Muchos hemos/han aprendido con los errores que nos ha llevado a la crisis y, a lo mejor, unos cuantos dentro de unos años nos/se felicitaran por la suerte que tuvieron al aprender de estos errores. Pero muchos están pagando las consecuencias y algunos nunca más levantaran cabeza y estos preferirian no haberse equivocado o que entre todos no nos hubieramos equivocado.

Lo mejor es no equivocarse. Pero nos equivocamos, y el error tiene esto: que nos hunde y sólo cuando nos hundimos somos capaces de aprender. El merito de aprender del error lo tiene el error, no quien se equivoca. Es como una característica instrinseca del error, la otra cara de la moneda (no hay cruz sin cara).

“He aprendido más de los errores que de los éxitos”. Como si el error fuera una simple palabra vana y abstracta. Me equivoco, aprendo y me pongo el cartel de “soy capaz de aprender del error”.

El error tiene consecuencias. A veces graves, otras no. Ante el error, además de aprender, lo que hay que hacer es reparar las consecuencias propias o en los otros que ha tenido nuestro error. Hay que subsanar.

Por esto el otro día leí una sentencia que me gustó más, no me dio tanta rabia: “de los errores nacen nuevos caminos”. La decía Mark Berger, montador de sonido de películas con 4 Óscars en sus espaldas.  La sabiduría popular lo dice de con otras palabras: “cuando se cierra una puerta, Dios abre una ventana”.

Es cierto que con los errores podemos aprender, o no, pero lo que está claro es que nos abre nuevos caminos. No tenemos más remedio. Es nuestra obligación salir del error, salir de las consecuencias del error. Y para ello hay que observar las grietas que ha dejado el error para aprovechar los nuevos caminos que nos hagan posible encontrar la salida

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized, Valores y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a “De los errores nacen nuevos caminos”

  1. Maria dijo:

    Me ha gustado mucho. Tomo nota. M

  2. Javier de Echevarria dijo:

    Mónica, me ha encantado, tanto de fondo como de forma. Enhorabuena y gracias por recordarnos lo que nunca debiéramos olvidar.

  3. Yoriento dijo:

    Muy cercano a tu reflexión, Mónica. Los errores te enseñan, en el mejor de los casos, lo que no tienes que hacer. Es mejor aprender de los éxitos, de los avances 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s