No sé

Me gusta la oración “no sé”. Me gusta cuando las personas son capaces de decir “no sé”. Cuando son suficientemente valientes para decir “no sé”. Cuando no se averguenzan. Cuando se atreven. Cuando se lanzan.

Da lo mismo si lo dicen con un hilo de voz y sonrojadas o si lo dicen con contundencia. Hay que tener la autoestima muy alta para ser capaz de decir “no sé”. Hay que tener el descaro de ponerse a la altura de Sócrates, el filosofo, y decir “sólo sé que no sé nada”.

Me gusta cuando las personas son sinceras y no mienten. No me gustan los gallos. Lo vemos en el trabajo, todos opinamos sobre todo y, simplemente, a veces, no sabemos. Y no pasa nada. No tenemos la obligación de saber todo sobre todo: finanzas, productos, comunicación, ingeniería, estategia, recursos humanos, expansión, crisis, costes … Hay que dejar espacio a los especialistas, a los que saben. Hay que escucharlos para encontrar los puntos de sinergia en los que todos sumamos.

Porque si no somos capaces de aceptar nuestras propias limitaciones, no seguiremos aprendiendo. La primera premisa para aprender es sorprenderse, y solo se sorprende el que ve, oye o lee algo por primera vez, lo reconoce como tal y reconoce su belleza y novedad.

Si no somos capaces de aceptar nuestros límites de conocimiento, no seremos tampoco capaces de sumar como colectivo. Empobrecemos la empresa, la familia, el grupo de amigos al que pertenecemos, porque chocamos sin producir nuevo conocimiento. Generamos un choque de mediocridades.

No es culpa nuestra. Lo hemos aprendido en las tertulias de radio y televisión. A los novelistas se les pregunta sobre política. A los políticos sobre salud pública. A los médicos famosos sobre economía. A los economístas sobre física. Y así sucesivamente.

Decir “no sé” es rechazar el relativismo, es decir que no todas las opiniones son válidas o igual de válidas, empezando por las propias. Es reconocer que lo que necesita la otra persona no es una opinión vulgar, sino que se merece una opinión experta para poder tomar sus decisiones. Es reconocer la dignidad del que sí sabe.

El otro día me pidieron que escribiera un post sobre la asignatura de “Educación en la ciudadanía” en las escuelas cristianas. No sé.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Valores y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a No sé

  1. yolanda dijo:

    Lo reconozco, soy la que hice la pregunta que provocó esta estupenda reflexión. Y agradecí tu honestidad, tu “no se”. Pero que sepas que si te pregunté a ti, precisamente a ti, fue porque considero que tu criterio podia ser sustentado, documentado, consistente e inteligente precisamente en esta materia.
    Un besote y a seguir escribiendo así de bien!!!

  2. Paula dijo:

    Enhorabona per la teva creació bloguera Mò! Ja ets una golden-crack en tota regla 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s